Ediciones Reflectores Última Hora

MUESTRAN LA GRANDEZA PREHISPÁNICA

Museo del Mundo Maya 

Más de mil artículos relacionados con la cosmogonía, naturaleza, religión y eventos bélicos se exhiben en el recinto que en diciembre cumplirá siete años 

 

Por Martha López Huan 

 

Estelas que cuentan la historia de gobernantes, ornamentos de ceremonias fúnebres, vasijas, utensilios de caza, tallados, relieves y piezas de arte creadas para los dioses se encuentran en las salas del Gran Museo del Mundo Maya de Mérida, que el 21 de diciembre próximo cumplirá siete años. 

“Estar en el recinto es adentrarse a la vida de los mayas, pues descubres su magia y su mundo plagado de arte puro y religión”, precisa un grupo de turistas extranjeros que apreciaba una de las pocas estelas circulares que hay en Mesoamérica. 

Desde el periodo Clásico, las obras escultóricas evidenciaban el uso de textiles, cuyos diseños se complementaban con placas, cuencas, botones y otros materiales. (Foto Martha López Huan)

La estela, que muestra al sacerdote maya Bolón K´ahuil, “el que cuenta algo”, en una de las escenas divididas que hace referencia a distintos pueblos o gremios, es una de las más de mil piezas que el Museo Regional de Antropología Palacio Cantón dio en comodato al museo construido en 17,700 metros cuadrados, ubicado al norte de la capital yucateca. 

Desde que entras al recinto, que abre de miércoles a lunes de 9 a 17 horas, el visitante descubre el pasado y presente del mundo maya, una civilización que sigue maravillando al mundo por su arte, religión, cosmovisión, cuidado por el medio ambiente, maternidad e inframundo. 

La Sala de Exhibición Permanente, compuesta por las secciones de Etnografía, Historia y Arqueología, invita al visitante a comprender la cosmovisión maya gracias a un escenario vanguardista que resalta los relieves, murales, vasijas y tesoros creados con jadeíta, símbolo de la fertilidad, renacimiento y autoridad por su dureza, durabilidad y la belleza de sus tonalidades de verde. 

Secretos 

Las estelas, que alguna vez engalanaron ciudades prehispánicas por su simbolismo y narrativa, muestran el trabajo de los artesanos, sacerdotes, escritores, poetas y gobernantes del Clásico temprano, tardío y post clásico. 

Hay artículos que transmiten el arte creativo, instrumentos musicales, vestimentas de elegantes diseños adornados con botones de concha, piedras de oro y jade, así como imágenes tomados del Chilam Balam que descifran secretos de la cultura prehispánica. 

En otras salas, hay réplicas de las fachadas de los edificios principales de Ek Balam y Cakalmul, consideradas por sus dimensiones como grandes obras de ingeniería de la cultura maya. 

Además, muestran una tapa de la bóveda funeraria de Ukit Kan Lek Tox, gobernante investido como el dios del maíz, que destaca por la belleza y color del personaje dibujado en piedra. 

El Gran Museo del Mundo Maya de Mérida, cuyos precios de entrada ascienden a 150, 100, 50 y 25 pesos, cuenta con más de 50 divinidades de Yucatán, Campeche y Quintana Roo a quienes les atribuyen beneficios, adversidades y virtudes.

Cultos 

Las piedras labradas, los textos y dibujos creados en vasijas revelan que los campesinos y artesanos rendían culto al So, la lluvia, la Tierra, el maíz y la naturaleza. 

Las élites recibían a los patrones del comercio, la guerra y la escritura. 

Adentrarse al museo, permitirá al visitante conocer el legado maya, desde la escritura, hasta significado del Pok Ta Pok, el Juego de Pelota Mesoamericano, que es el deporte por equipos más antiguo del mundo. 

Una de las canchas datan del siglo XIV, 10 siglos antes de la griega y la china. 

El presente de los mayas se observa desde el inicio del recorrido con la Cruz verde y la imagen de la Virgen de la Concepción, como muestra de colonización española. 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *