Ediciones La Península Reflectores Última Hora Yucatán

IMPACTA LA GRANDEZA DE CIVILIZACIONES PREHISPÁNICAS DE MÉXICO

La exposición “Pirámides, montañas sagradas” del Palacio Cantón cautiva a más de 60 mil visitantes que disfrutan piezas arqueológicas de riqueza invaluable y los 26 hallazgos más sobresalientes en los 80 años de labor del INAH 

Por Martha López Huan 

Mérida, Yucatán.-El misterio que envuelve el interior de los majestuosos castillos, templos y palacios de diversas civilizaciones prehispánicas de México, que a pesar de las catástrofes naturales perduran en los paisajes arqueológicos, se devela en la exposición “Pirámides, montañas sagradas” del Museo Regional de Antropología Palacio Cantón. 

La muestra, que a partir del 4 de agosto próximo se traslada al Museo Regional de La Laguna en Torreón, es un éxito: ya recibió a más de 60 mil personas –dice Diego Prieto Hernández, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). 

En entrevista exclusiva, informa que más de 150 piezas que pertenecen a 15 estados del país viajarán a Torreón, “para fortalecer los vínculos interculturales entre el norte y sur de México”. 

Pirámides, montañas sagradas”, que se abrió el 19 de noviembre pasado para iniciar las celebraciones de nuestro 80 aniversario, muestra arte, piezas arqueológicas de valor incalculable y los 26 hallazgos más importantes del INAH –asegura el funcionario, quien reconoce el trabajo de investigadores, arqueólogos, etnólogos, antropólogos, restauradores y epigrafistas. 

Sobre la exposición, que también incluye estelas y piezas monumentales, como los pies de un atlante de más de dos metros de alto encontrado en la zona arqueológica de Tula, el mural El mundo mágico de los mayas de la británica Leonora Carrington que por primera vez se exhibe en la Península de Yucatán y un Dintel procedente de Chiapas que data del periodo Clásico Tardío (650 – 900 d.C.), explica que las pirámides y castillos son la memoria elocuente y enigmática de la grandeza de las civilizaciones que hay en México. 

Por primera vez en la historia del INAH, los castillos, templos, palacios y pirámides son protagonistas de una exposición, porque son entes vivos que representan símbolos de la diversidad que hay en México y siguen maravillando al mundo –precisa. 

En el Museo Palacio Cantón, los visitantes nacionales, locales y extranjeros descubrirán que en el interior de los monumentales edificios hay otros más antiguos, como si fueran radiografías de las transformaciones socio-políticas de las ciudades, lo que permite que muchas subestructuras conserven sus elementos decorativos originales de estuco o pinturas murales. 

El visitante tiene acceso, por medio de una estación visual, a algunas películas, obras pictóricas y fotográficas inspiradas en las pirámides que, a pesar de majestuosidad y belleza, resultaron lugares de sacrificios, basamentos, laboratorios y tumbas de gobernantes. 

Diego Prieto anticipa que el próximo año esa exposición “más fortalecida con otras piezas y recursos museográficos” irá al Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México “para dar fin a las celebraciones del 80 aniversario del INAH”. 

El 3 de febrero de 2020, el INAH celebrará 81 años. 

La exposición será un éxito en el norte y el centro del país, “porque muestra la gloria de los majestuosos castillos que a pesar de las catástrofes naturales perduran y el papel que aún desempeñan en los rituales que se realizan en los cerros y pirámides”. 

Aunque agrupa algunas piezas del Proyecto Manatí, que incluye esculturas de madera de más de 3 mil años de antigüedad, Pirámides montañas sagradas cautiva porque a través de maquetas contemporáneas se puede apreciar el interior de las pirámides, “eso es lo que sorprende”. 

La muestra, que se realiza con apoyo de 23 museos del país, como el Nacional de Antropología, el Templo Mayor, la Zona Arqueológica de Teotihuacan, el Soumaya y el Nacional de la Estampa, así como el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, tiene cinco ejes temáticos. 

Narran las características más sobresalientes de las construcciones, principalmente las mayas y su relación con la naturaleza y el cosmos, pero en general la muestra explica que las pirámides eran espacios pensados como moradas para los dioses y tumbas de gobernantes. 

También eran reflejo tangible de la autoridad política y religiosa de los grupos en el poder y sirvieron como medio de comunicación político-cultural. 

En las ceremonias, los antiguos habitantes del Mayab se congregaban en derredor de los castillos para rendir culto a las deidades, como Kukulcán (Serpiente emplumada), Kin, Chaac e Ik, dioses del Sol, lluvia y viento. 

En otros edificios se descifra la historia, dinastías, alianzas, guerras y mitos y en los que tienen forma piramidal, asemejan el movimiento de ascenso-descenso del Sol marcando solsticios y equinoccios. 

La exhibición permanecerá hasta el 4 de agosto próximo en el Museo Regional de Antropología Palacio Cantón, ubicado en Paseo Montejo No. 485. 

El horario de visita es de martes a domingo de 8 a 17 horas y el precio del boleto asciende a 55 pesos. 

Los domingos la entrada es gratuita. 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *