La Península Yucatán

Mal manejo de la basura provoca pérdidas millonarias 

Seduma explica que los rellenos sanitarios mal manejados puede derivar en incendios. 

 Por Leandro Chacón

 

El titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), Eduardo Batllori Sampedro, señaló que los cambios de administración municipal son un obstáculo para el buen manejo de los rellenos sanitarios, ya que generalmente ingresa personal sin experiencia a trabajar en esos lugares tan importantes para cualquier ciudad o comunidad. 

 

Sobre el tema, comunicó que el mal manejo de dichos sitios es una de las causas de incendios en estos lugares, lo que deriva en pérdidas económicas elevadas para los municipios. “Muchos municipios manejan bien sus sitios, el problema es que cambian de presidente municipal, y el que sigue a lo mejor no tiene ganas o el interés de continuar, lo que deriva en problemas”, señaló. 

 

“Cada cambio de administración es empezar de cero: sacan a toda la gente capacitada y los que entran a veces no son los más adecuados o son parientes de alguien”, agregó el funcionario estatal, quien añadió que el mal manejo de los rellenos sanitarios puede derivar en siniestros como incendios. 

 

Explicó que el mal manejo genera pérdidas económicas millonarias para los poblados. Y sobre esto, mencionó como ejemplo el de Kanasín, en donde se registraron dos contingencias fuertes, la segunda requirió una requisa administrativa, y para apagar el incendio y restaurar el lugar costó alrededor de siete millones de pesos. 

 

Explicó que en ocasiones las pérdidas económicas son más costosas que construir un relleno nuevo, motivo por el cual mandó un mensaje a las administraciones siguientes, donde les pidió que continúen brindando un buen manejo a sus residuos sólidos, pero insistió en que también se trata de un tema cultural, ya que la población también tiene que dejar de tirar basura en cualquier lado. 

 

Finalmente, explicó que de los 10 rellenos sanitarios que existen en Yucatán, los de Tizimín, Valladolid, Progreso, Maxcanú y Hunucmá ya fueron saneados con una inversión aproximada de 50 millones de pesos, provenientes de recursos federales y estatales. Sin embargo, algunos aún no son operados de manera adecuada como el de Progreso e Izamal. 

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Deja una respuesta