Destacadas La Península

Investiga la Fiscalía a la “Fundación Borge” 

Gabriela Medrano Galindo, expareja del exgobernador dirigia la ONG.

Agencias 

En el marco de las investigaciones que se realizan en torno al exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo actualmente preso en el Estado de Morelos, acusado del aparente delito de peculado, la Fiscalía General de Quintana Roo averigua la llamada “Fundación Borge”,  creada en 2016 y dirigida por su pareja sentimental, la diputada federal por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Gabriela Medrano Galindo. 

hasta donde se sabe, al perder la gubernatura, Borge Angulo y el ex candidato del PRI-PVEM, Muricio Góngora Escalante, diseñaron y pusieron en marcha la institución. 

En su momento, los diputados de la XV Legislatura señalaron que se tenían que revisar cada uno de los temas de donaciones y entrega de recursos a organismos como “Fundación Borge”. 

Una de las líneas de investigación apunta que el ex gobernador Borge creó y desapareció la fundación que llevaba su nombre, con la que aseguraba que brindaría bienestar a los quintanarroenses. 

La “Fundación Borge”, cuyo lema principal era “Realizando buenas acciones”, aseguraba tener un alto sentido de responsabilidad, cuyo principal enfoque sería solucionar problemas sociales asegurando que “la mejor inversión es combatir la pobreza”. 

Educación, Salud y Bienestar, fueron en teoría sus principales preceptos para fomentar, desarrollar, proteger y apoyar actividades que beneficiaran y mejoraran la calidad de vida de los grupos más vulnerables en la entidad. 

 Hablaba de que la fundación, con el apoyo de sus voluntarias, trabajaría con amor, agradecimiento, honestidad, responsabilidad, alegría, disciplina, perseverancia, creatividad, empuje y valentía, para lograr reconocimientos no nada más en el plano nacional sino internacional. 

Sin embargo, ya se investiga que el modus operandi para “lavar” el dinero desviado del erario era hacer entrega de recursos que están exentos de impuestos o declaraciones ante las autoridades hacendarias, pero al ser controlada por su “pareja sentimental”, Gabriela Medrano, los recursos regresaban a las manos del ex mandatario. 

A través de “Fundación Borge” era muy sencillo simular recibir millonarios donativos y al mismo tiempo, supuestamente destinarlos a obras que no se llevaban a cabo, como deportivos, escuelas y en los sectores salud y educación, donde lo mismo aseguraban haber entregado becas, computadoras y otros implementos; así como aparatos e instrumental médico. 

Llegaron incluso a señalar que llevaban a cabo jornadas gratuitas de detección de cáncer, vacunas y demás programas de bienestar social,  en beneficio de las clases más desprotegidas. 

Artículos Relacionados

Deja una respuesta