Ciudad Quintana Roo

¡Abusivos!

Staff El Peninsular

Sin un reglamento interno por parte del Sindicato de Taxistas, las concesionarias de transporte público y empresas toleradas, en especial TTE, que en lugar de encontrarse al servicio de los usuarios, abusan del pasaje cuando permanecen por interminables minutos en los paraderos, como si fueran sitio, al amparo de las autoridades que, lejos de resolver el problema de la saturación de rutas, instalaron paraderos “a modo” sobre las avenidas Tulum y López Portillo, que sólo favorecen a los choferes, en virtud que pueden quedarse esperando pasaje todo el tiempo que les convenga, con una total falta de respeto a la ciudadanía.

Para colmo, la ausencia de alguna dependencia que vigile que los operadores del volante cobren el precio justo del pasaje, propicia que taxistas y conductores de camiones se aprovechen de los usuarios y apliquen las tarifas que les conviene.

En el caso de los choferes de los camiones, la mayoría no devuelve los 50 centavos sino que redondean a los diez pesos, mientras que los taxistas, desde meses atrás, tomaron la costumbre de cobrar como mínimo cinco pesos más de lo que marca el tarifario, por lo que la única manera de no ser sorprendido por estos abusos es llevar el importe exacto del pasaje.

Y pese a que muchos ciudadanos han acudido al Sindicato de Taxistas para interponer su queja ante estos abusos, la realidad es que sólo se sanciona a los “martillos”, mientras que si un socio cobró de más, no pasa absolutamente nada, con lo que la misma directiva solapa este tipo de actitudes. 

No es de extrañar, con este panorama, que persistan las quejas ciudadanas respecto al pésimo servicio que ofrecen muchos taxistas y las concesionarias de transporte público, así como por la escasa capacitación de una buena parte de los choferes, especialmente de TTE, que se han convertido en un peligro al volante.

 

Y pese al reordenamiento en los paraderos ubicados en la zona del Crucero y sobre la avenida Tulum, los transportistas siguen estorbando la libre circulación y afectan a los pasajeros con su costumbre de hacer sitio en áreas que son exclusivas para el ascenso y descenso del pasaje, ante la nariz de los elementos de Tránsito, más ocupados en extorsionar a los conductores que en regular el funcionamiento de los paraderos.

Poco les importa a los choferes que las personas que esperan a que las unidades, especialmente las tipo urvan de TTE, se estén muriendo de calor a causa de la escasa ventilación, ya que las pequeñas ventanas resultan insuficientes y aunque los vehículos tengan aire acondicionado, en muy contadas ocasiones algún que otro operador del volante se digna encenderlo, con el argumento de que se gasta más combustible.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *