La Península Yucatán

Van contra granja de cerdos

 

Ambientalistas, ciudadanos e indígenas de Homún rechazan la imposición del proyecto porcícola que, según ellos, contaminará el manto freático

 

Leandro Chacón/Mérida

 

Alrededor de 100 personas entre ciudadanos, artistas, profesionistas de diferentes áreas; así como habitantes del municipio de Homún, se manifestaron en contra de la aprobación, construcción y puesta en marcha de la mega granja porcícola perteneciente a Producción Alimentaria y Porcícola (PAPO).

 

Los manifestantes dijeron que la zona está protegida por el Decreto 117, el cual fue firmado por las autoridades estatales, entre ellas la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma); en un documento revelaron que de la Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes, se extrae el 42 por ciento del agua que se aprovecha en la entidad.

 

Así mismo, dijeron que la constitución geológica del acuífero, muy poroso y permeable, determina una alta vulnerabilidad a la contaminación proveniente de las aguas residuales agropecuarias e industriales, motivo principal por el cual los manifestantes están en contra de la construcción de este mega proyecto porcícola.

 

“Sabemos que los daños que ocasionen a los acuíferos nos afecta a todos los estados de la Península. Durante muchos años hemos oído promesas de que las plantas de tratamiento van a venir a resolver el problema que estos proyectos, que ponen en altísimo riesgo los ecosistemas, van a estar regulados, (pero) es mentira, las plantas de tratamiento funcionan muy corto tiempo y después la contaminación es brutal”, señaló Lourdes Rodríguez Vadillo, especialista ambiental.

 

En un manifiesto, señalaron que la construcción de la granja podría poner en alto riesgo la contaminación del suministro de agua del Anillo de Cenotes, así como las aguas de las lagunas Yalahau, ubicadas Homún, y con ello se pone en peligro el acceso del vital líquido para toda la zona metropolitana de la capital del Estado.

 

También comentaron que se pone en riesgo el bienestar económico del pueblo de Homún, así como la flora y la fauna, y las aguas de dichas reservas, y con ello se compromete la salud de los pobladores de este municipio, así como la de todos los yucatecos y habitantes de la Península de Yucatán que de esta agua dependen.

 

Por otra parte, en el mismo documento, señalaron que el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) presentado por la Seduma para la aprobación del mencionado proyecto cuenta con irregularidades administrativas y legales que fueron pasadas por alto, al igual que el grave hecho de que el mismo documento niega que en la zona de Homún haya pueblos originarios.

 

El especialista doctor en Ingeniería Opción Ambiental, Virgilio Góngora, afirmó que la MIA “no tiene sustento bibliográfico ni científico, y sólo deja en evidencia el potencial contaminante del proyecto en la Reserva Geohidrológica, además de que no se considera la emisión de olores por la operación de le granja, la cual afectaría gravemente el turismo en la zona, así como la salud de quienes viven en ella”.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *