Reflectores Yucatán

Un moderno Jurassic Park

 

Este año abrirán el Museo de Ciencias sobre el Cráter de Chicxulub, que brindará informes recientes sobre el impacto del meteoro que cayó en Yucatán hace más de 65 millones de años

 

Martha López Huan/Mérida

 

Yucatán tendrá un moderno Jurassic Park: este 2018, la administración de Rolando Zapata Bello abrirá el Museo de Ciencias sobre el Cráter de Chicxulub que tendrá un laboratorio y las recientes investigaciones sobre el meteoro que cayó hace más de 65 millones de años en Yucatán.

 

Será un hito, porque acabará con todas las dudas sobre la extinción de los dinosaurios y otras formas de vida, causado por el impacto del meteoro, así como su relación con los procesos actuales, como el calentamiento global –manifestó Zeus Mendoza González, enlace de la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior (SIIES) y el Parque Científico Tecnológico de Yucatán en Proyectos Especiales.

 

En entrevista exclusiva realizada en el complejo del Parque Científico Tecnológico del Estado (PCTY), ubicado en el kilómetro 5.5 de la carretera Sierra Papacal-Chuburná Puerto, es decir a 27 kilómetros de Mérida, el funcionario manifestó que el recinto se podría inaugurar en septiembre próximo.

 

El museo tendrá como eje temático el cráter de Chicxulub y será uno de los pocos que hay en el mundo con laboratorios adjuntos para entender mejor la vida en la tierra, será un museo vivo –explicó durante el recorrido en el que se constató el 70 por ciento de avance.

 

El Museo de Ciencias, cuyos laboratorios están terminados, brindará conocimientos sobre el impacto del meteoro en el Chicxulub, antes, durante y después del suceso que formó uno de los dos cráteres que hay en la Tierra con una composición de anillos de picos y que se encuentra bien preservada al estar la mitad en tierra y la otra en el mar.

 

El recinto cuenta con seis laboratorios terminados que servirán para las investigaciones de las Universidades Nacional Autónoma de México (UNAM), Autónoma de Yucatán (UADY) y el Centro de Investigación Científica (CICY).

 

Será una plataforma que revolucionará la ciencia, ya que en el museo se exhibirán los datos más recientes sobre la expedición del cráter; en cuando al contenido, tendrá cuatro salas que abordarán temas sobre el inicio del universo y su conformación, los cráteres de impacto, la extinción de los dinosaurios, la reaparición de mamíferos, la vida y la biodiversidad –dijo sobre el museo que podrán visitarlo habitantes del Estado, así como turistas nacionales e internacionales, “será interesante conocer el proceso que acabó con los reptiles gigantes”.

 

Para el catedrático, científicos del mundo y turistas académicos volverán sus ojos a Yucatán, porque el Museo mostrará, entre otras cosas, el proceso de la vida actual y la ubicación exacta del lugar donde cayó el meteoro y bromeó: “quien nació en Yucatán, nació dentro del cráter de Chicxulub” y luego dio a conocer un mapa que muestra los casi 200 kilómetros de diámetro que mide el cráter ubicado entre el mar y la tierra.

 

El cráter, según los científicos, lo ocasionó un meteoro de 10 a 20 kilómetros de diámetros que cayó en el municipio de Chicxulub, ubicado al noroeste de Yucatán.

 

Zeus Mendoza brindó un recorrido por la Litoteca de la UNAM “que almacenará núcleos de roca extraídos del cráter de Chicxulub, aquí los resguardarán y vendrán científicos a continuar sus investigaciones, tendrán a la mano todo lo relacionado con el meteoro”.

 

Actualmente la Máxima Casa de Estudios de México cuenta con cinco mil cajas de muestras de elementos del Cráter de Chicxulub y pronto vendrán los especialistas de la capital del país para seguir el proyecto que dirige el catedrático Jaime Urrutia Fucugauchi, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, quien hace dos años formó parte del equipo del International Ocean Discovery Program, una expedición que contó con el apoyo de 20 países para perforar el cráter desde el mar.

 

Parte de los resultados de esa investigación también estarán en el Museo, y aunque aclaró que en esa ocasión no se hicieron estudios para determinar si hay petróleo en las costas de Yucatán, aseguró que no existe esa posibilidad, “ya que por la fuerza y el calor del meteoro, lo que pudo haber de petróleo se quemó”.

 

También aclaró la teoría que relaciona a los cenotes con el cráter, “sí, forma parte, ya que la formación de cenotes lleva millones de años y a partir del impacto, las orillas formadas por los picos sirvió para dar paso al agua”.

 

El Museo se construye con una inversión de 50 millones de pesos y contará con dos mil 200 metros cuadrados de edificación que albergarán cuatro salas con muestras que incluirán conferencias y seminarios, sobre el impacto, estudios geológicos de Yucatán, Golfo de México, aguas subterráneas y algunos fenómenos que dañan al Planeta.

 

Las salas tendrán espacios para que los asistentes se conviertan en parte de la construcción del conocimiento, a través de pantallas interactivas, vídeo mapping, áreas didácticas equipadas con microscopios e imágenes de alta resolución.

En la segunda etapa del Museo de Ciencias del Cráter de Chicxulub, crearán un planetario para que el público disfrute un espectáculo astronómico y emplearán nuevas tecnologías para administrar la energía, mediante dispositivos inteligentes conectados a una red de domótica que podrá controlar y regular, desde una consola central, el uso de la electricidad con sensores de movimiento e infrarrojos.

 

El enlace de la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior y el PCTY en Proyectos Especiales, explicó que con la alianza entre la UNAM, UADY y CICY se creará una plataforma para que los resultados de los estudios e investigaciones se den a conocer a la sociedad, como tienen los Museos de Ciencias de la UNAM “Universum” y del Cráter de Sudbury, en Canadá.

 

El Museo de Ciencias del Cráter de Chicxulub favorecerá la generación de más estudios internacionales y proyectará a Yucatán por el mundo, “eso también permitirá que regrese la expedición oceánica”.

 

El impacto será positivo desde cualquier ángulo, “ya que generará empleos para profesionales altamente calificados, dedicados a las colecciones científicas que albergará el Museo y a las exposiciones, eso representará un beneficio directo para el capital humano de calidad”.

 

Al abundar sobre la Litoteca y los laboratorios de Geofísica de la UNAM, Mendoza González explicó que la presencia de los investigadores dará más valor al proyecto del conocimiento sobre las Ciencias de la Tierra.

 

Hace unos días, el gobernador Rolando Zapata Bello firmó un decreto para la creación del Instituto de Investigación Científica y Estudios Avanzados Chicxulub (IICEAC), instancia que permitirá ampliar las capacidades de análisis multidisciplinario en las áreas de ciencias físico-matemáticas, naturales, ingenierías e innovación, así como la formación de recursos humanos de alto nivel, en presencia del rector de la UNAM, Enrique Grauer Wiechers.

 

La firma se realizó en el Parque Científico y Tecnológico, donde se dio a conocer que el IICEAC se construirá en un terreno de casi cinco hectáreas que se complementará con los laboratorios, Litoteca y el Museo de Ciencias del Cráter de Chicxulub.

 

En el evento participó el secretario de Investigación, Innovación y Educación Superior, Raúl Godoy Montañez, quien informó que Jaime Urrutia Fucugauchi, será el director honorario y encargado de dirigir el proyecto del Iiceac, órgano que permitirá impulsar la investigación a otros niveles, atraer a más estudiantes y formarlos con mayor especialización.

 

Dato

 

Zeus Mendoza González, enlace de la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior (SIIES) y el Parque Científico Tecnológico de Yucatán en Proyectos Especiales. (Fotos Martha López Huan)

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *