Ediciones La Península Yucatán

SECRETOS EN LA FILIGRANA DE PIEDRA DE UXMAL

El sitio, el segundo más visitado de Yucatán, tiene elementos para convertirse en un parque arqueológico que culminaría en el Sac Bé que lo une con Kabah

Martha López Huan

Uxmal, una de las zonas arqueológicas más importantes de Yucatán, en el Sureste de México, sigue maravillando a miles de turistas y a los arqueólogos que en cada investigación descubren detalles de la riqueza arquitectónica del lugar y jeroglíficos que cuentan la historia del poderío de los gobernantes y reyes.

–Los majestuosos palacios mayas de Uxmal son únicos en su tipo porque se construyeron en diversos niveles y en sus fachadas sobresalen secretos en la filigrana en piedra  –explica el arqueólogo José Huchim Herrera, director del Plan de Manejo de Uxmal y la Ruta Puuc del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Su mirada recorre el sitio, que luce hermoso bajo la luz de los potentes rayos del Sol que marcan el solsticio de verano y se detiene en la explanada del Palacio del Gobernador, asentado sobre una plataforma de 8 a 12 metros de alto, cuya fachada ostenta bellos ejemplos de la escultura arquitectónica maya que el mismo ha ido recuperando usando la fórmula prehispánica hecha a base de cal.

El arqueólogo y su equipo trabajan con cal, “porque el cemento tiene muchos sulfatos y sales que con la humedad empieza a generar una costra y evita que los edificios ´respiren´”.

El arqueólogo José Huchim Herrera, director del Plan de Manejo de Uxmal y la Ruta Puuc del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Ahora su mirada está puesta en el Palacio del Gobernador, en cuyo centro de la fachada destaca el trono del soberano sentado majestuosamente rodeado de serpientes entrelazadas, mascarones de Chaac (dios de la lluvia), grecas y relieves que datan del 900 a 1000 d.C.

El arqueólogo Huchim Herrera, quien desde hace 27 años investiga, restaura y da esplendor a los edificios de Uxmal y otros emblemáticos de la Ruta Puuc, revela que la filigrana de piedra que adorna la fachada del Palacio del Gobernador, cuyos últimos trabajos de restauración comenzaron el 1 de julio pasado, cuenta su historia en el que el rey deja en claro su poderío”.

PARQUE ARQUEOLOGICO

El arqueólogo, que también realizó trabajos de remozamiento en Chichén Itzá, revela que Uxmal, la segunda zona más visitada en Yucatán, “cuenta con elementos suficientes para convertirse en un parque arqueológico que incluiría el aspecto natural, en el mismo sentido que lo tenían los mayas prehispánicos”.

De hecho, dice que en los próximos meses presentará en Chile un proyecto del Sac Bé que va de Uxmal a Kabah, “será un recorrido de 18 kilómetros con dos o tres guías especializados que acompañarían a los visitantes caminando o en bicicleta, será una alternativa para que se conozca el respeto que los mayas prehispánicos sentían por la naturaleza”.

El investigador del INAH considera que el parque arqueológico, daría más realce al Castillo del Rey Enano, mejor conocido como el Templo del Adivino; El Cuadrángulo de las Monjas, El Palomar, La Casa de las Tortugas, La Gran Pirámide, la Casa de la Vieja, el Juego de pelota y otros edificios que florecieron en del Preclásico, Clásico y Postclásico.

Los turistas aprovecharían su visita en Uxmal “para conocer los sistemas hidráulicos que abastecían a la gran ciudad, los chultunes y las aguadas o dirigirse a la ruta de las murallas que los adentraría a la selva baja y los llevará al gran Sac Bé que termina en Kabah”.

El director de la zona arqueológica de Uxmal, visitada por la Reina Isabel II de Inglaterra en 1975, explica que uno de los objetivos de su proyecto es integrar todos los espacios para que el que visitante, cuando pase entre en El Cuadrángulo de las Monjas y los otros palacios mayas, pueda entender cómo circulaban los mayas y reyes dentro la ciudad”.

Antes no había escalinatas en Uxmal, “andábamos entre montículos” y de 1992 a la fecha, cuando Huchim Herrera se hace cargo del sitio empiezan a restaurar El Cuadrángulo de las Monjas, la Casa de las Palomas, el Palacio del Gobernador y otros edificios que sorprendió a los investigadores al descubrir dos épocas del esplendor maya “que no habíamos conocido”.

En la ciudad descubrieron edificios con características de Los Chenes y otros cimientos del Clásico Tardío (600-900 d.C.) que indicaban que la ciudad estaba ocupada en el 1,200 d.C. por los mayas del norte de Campeche, cuya arquitectura es diferente a la de Uxmal y Chichén Itzá.

MAYAS DE OTRAS ETNIAS

El INAH tiene evidencia que individuos pertenecientes a los Chenes, Itzáes o Putunes construyeron sus edificios en Uxmal, “eran los últimos mayas que llegaron cuando la ciudad estaba casi abandonada”.

Sin embargo, es un misterio para los investigadores el hecho de que en uno de los niveles del Templo del Adivino hay una estructura decorada al estilo de los Chenes.

“No sabemos si es resultado de una alianza comercial o familiar, es decir, quizá intercambiaron a una princesa maya y como regalo le construyeron esa arquitectura”, agrega.

Las formas de los edificios que hay en Uxmal, ubicados en diversos niveles, su arquitectura y los estilos de construcción indican la economía y política de las grandes ciudades mayas, que también registraban enfrentamientos muy fuertes al momento de ceder o establecer una relaciones con otros grupos de la Península.

Sobre el proyecto del Sac Bé de Uxmal a Kabah, que presentará en Chile en diciembre próximo, el arqueólogo revela que los habitantes de Santa Elena y el INAH firmarían un convenio para que los mismos pobladores se encarguen del proyecto.

El objetivo es dar espacio “a las mujeres de la región que siempre han colaborado con el INAH, pues hace algunos años, cuando teníamos recursos de un programa federal, el 40 ó 50 por ciento de 300 de las personas que teníamos eran de la población femenina”.

El investigador del INAH dice que hace cuatro años comenzaron los trabajos de remozamiento en el Palacio del Gobernador, “aunque tardaron como seis años en aprobar mi plan de restauración”, dijo y brindó otros detalles de los trabajos que comenzaron el 1 de julio, “primero vamos en la parte de abajo y después al interior”.

Antes, comenta que hay un problema por resolver: la población de más de seis mil murciélagos, “tendremos que diseñar una manera de cambiarlos de hogar para trabajar en el interior del edificio, la fachada y el techo ”.

Huchim Herrera detalla que levantarán el concreto “para restaurar con cal todo el techo del palacio maya para garantizar que el edifico dure más de mil años”.

Trabajan con cal porque es el material original con el que construyeron los edificios, “en los años 50s los arqueólogos sólo usaban cal, pero en los 60s detonó el cemento Portland que era lo mejor, una maravilla en esa época”.

De los 60s hasta los 90s se usó cemento Portland para los trabajos de restauración en zonas arqueológicas, hasta que el Consejo Nacional de Arqueología sugirió regresar a los materiales originales.

–Yo investigué, me entrevisté con muchos abuelitos y maestros albañiles para conocer los aditivos vegetales que usaban con cal y empezamos un experimento hasta que logramos la fórmula prehispánica, incluso hasta en el color –asegura, aunque admite que con cal el trabajo es más tedioso, “porque hay que bruñir y humedecer todos los días, pero vale la pena, al final el trabajo es similar al prehispánico y dura más que el cemento”.

El arqueólogo tiene buen domino del uso de la cal, “ya llevó como 4,500 metros cuadros, pues trabajamos en el Castillo de Chichén, el Templo de los Guerreros, el Juego de Pelota y en varios edificios de Uxmal”.

Huchim Herrera, al hablar de la majestuosidad de la zona arqueológica de Uxmal, describe las etapas de  ocupación que se dan desde el Preclásico (400 a.C), el apogeo se da en el Clásico (800 a 1000 dC) y el Posclásico (1,000 a 1,200 dC).

El Palacio del Gobernador, el edificio de mayor magnitud de Uxmal, alojaba a uno de los gobernantes más importantes del sitio, fue quien modificó toda la ciudad durante su mandato que se registró de 70 a 80 años.

–Todo lo que vemos en los frisos del Palacio del Gobernador es un discurso relacionado con lo sagrado, el aire, el agua, los gobernantes, Chaac, los dioses y el poder –explica.

La filigrana en piedra realza el poder del gobernante, es una forma de decir, “aquí estamos los mejores”  y se reflejando con elementos de valor sagrado para reforzar la sacralidad de la élite gobernante.

Ese es uno de los edificios más importantes que tiene una secuencia de ocupación muy larga, “sabemos que empezó en el 800 al 980 a.C.”

Hay varias cosas en los edificios que descubrimos, “como las escaleras que fueron selladas para propiciar la circulación de los materiales. Las escaleras se cubren con el cuerpo de los edificios”.

Ante un enorme montículo de piedra, el maestro Huchim Herrera reconoce que en todo ese desorden “hay un orden, nosotros dibujamos cada piedra y luego se fotografían para tener precisión en la obra”.

–Los arqueólogos no construimos, sólo restauramos lo que está destruido, creo que nos hace falta mostrar a la gente cómo hacemos nuestros trabajo para que vean como un cerro de piedra se convierte en un bello edificio –indica.

Aclara que hay criterios de restauración, normas internacionales que se deben respetar, no queda nada al libre albedrío o capricho del arqueólogo en turno, “nuestro trabajo es devolver la originalidad del edificio y cuidar el proceso, porque eso es lo que vamos a dejar a la posteridad, a la sociedad y a las nuevas generaciones”.

–Hacemos un trabajo científico, con mucha responsabilidad, aunque para algunos es mero trabajo de albañilería –precisa y suelta la carcajada, acompañado de su ayudante Ulises.

Sobre el proyecto de “Experiencias nocturnas” que planea el Patronato de las Unidades Turísticas y Culturales (Cultur), el arqueólogo Huchim Herrera dice que desconoce de qué se trata, “en todo caso tiene que estar bien armado, sancionado por el INAH y el Consejo Nacional de Arqueología”.

–Si el proyecto no perturba al sitio y garantizan la seguridad del visitante, se podría analizar la viabilidad, sobre todo en Uxmal, porque es una ciudad con diversos desniveles –explica.

Todos los edificios tienen diversos desniveles en El Cuadrángulo de las Monjas se deben bajar escalinatas y para ir al Palacio del Gobernador hay que subir, “todo la zona arqueológica se encuentra en un terreno desnivelado”.

El arqueólogo se pregunta: “¿Cómo van a circular los turistas por la noche? tendrán que usar un sistema de tubería para iluminar el sitio, desde ahí empezamos mal, porque Cultur ya no hará ni un agujero más. Basta, en 40 años hicieron todos los agujeros que quisieron, ya no más”.

Su temor desaparece cuando señala que esos proyectos no fraguan, “lo quieren realizar para cobrar más, pero lamentablemente las ganancias no se invierten en trabajos de investigación ni en el equipo de Luz y Sonido”.

–Esta es la gallina de los huevos de oro y la estamos acabando porque los recursos que obtiene Cultur no se reinvierten en la conservación y mantenimiento de las ciudades prehispánicas –asevera.

Como ejemplo volvió a poner el espectáculo de Luz y Sonido en Uxmal, “se renovó hace siete años, pero no le dan mantenimiento, el 40 por ciento de las luminarias no funcionan, da pena, y eso sucede porque la derrama del turista no la reinvierten en lo que deberían”.

Por otra parte, Huchim Herrera explica el significado de la adoración del falo en la cultura maya, “era para fertilizar a la mujer y a la Tierra para tener producción siempre”.

ADORACION POR LOS FALOS

La representación fálica es común en los monumentos y altares de las diversas zonas arqueológicas de Yucatán, era una forma de medir la riqueza y producción de las plantas.

Los falos eran tan importantes en la antigüedad que los usaban en un ritual sagrado, según los registros de Fray Diego de Landa, los individuos se perforaban la parte baja del glande y se pasan un hilo, “la sangre que salía del falo atravesado se recolectaba en un trozo de papel y se quemaba en el incienso, era un forma de venerar a los dioses, la sangre era para alimentar a los dioses”.

El ritual se registró en el Siglo XVI y como muestra de las palabras de Fray Diego de Landa, en Uxmal hay varios falos de piedra que tienen esa huella de perforación.

En la Península de Yucatán hay altares de falos, “pero el más grande se encuentra en Loltún y se denomina Nohoch Kep”, precisa.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *