Especial

La región debe apegarse a reglas democráticas: EPN

Agencias

En la inauguración del XLVII Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la OEA, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que los desafíos de la región se deben enfrentar con apego a las reglas y las normas de la democracia, “y en el marco de nuestras instituciones nacionales, regionales o globales”.

No obstante, enfatizó que “sólo honrando los compromisos que libremente hemos acordado, los países de la Organización de Estados Americanos podremos superar los desafíos del complejo escenario regional y mundial”.

Subrayó que la pluralidad de la región nunca ha sido ni será un obstáculo para enfrentar los desafíos del complejo escenario mundial, y “por el contrario, la diversidad de nuestros países en sus múltiples dimensiones, es una de nuestras mayores riquezas”.

Por ello, esta Asamblea General “es un espacio privilegiado de diálogo, entendimiento y colaboración para construir un mejor futuro en todo el hemisferio”, sostuvo el mandatario federal, acompañado por el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

En la primera ocasión que México es anfitrión de una asamblea general de esta organización regional, indicó que nuestro país “ratifica su firme convicción de que los ideales y las aspiraciones que dieron origen a la Organización de los Estados Americanos, plasmados en la Carta de Bogotá tienen plena validez y absoluta vigencia”.

AVANCES

Afirmó que “los países integrantes de esta organización, en su conjunto, hemos avanzado más que en ningún otro momento, en hacer realidad nuestras aspiraciones en materia de democracia, derechos humanos, seguridad y desarrollo”.

El presidente Peña Nieto apuntó que “vivimos una época de aceleradas y profundas transformaciones: los paradigmas sociales, económicos y políticos están cambiando rápidamente; los desafíos regionales y globales ponen a prueba la vitalidad de nuestra organización y también su liderazgo”.

Ante esa situación, es preciso reafirmar la confianza en el multilateralismo como el mejor camino para superar los retos compartidos en los ámbitos regional e internacional, y la clave radica en la capacidad de enfrentar los problemas globales mediante acciones concertadas.

Previo a la inauguración de los trabajos de esta asamblea, Peña Nieto reconoció que los países miembros de la OEA tienen asignaturas pendientes, y “la principal es superar la pobreza y abatir la desigualdad, a partir de una mayor creación de riqueza y una distribución más equitativa, así como de la atención integral de los sectores vulnerables de nuestras sociedades”.

Entendemos la prosperidad, no sólo como la capacidad de generar más y mejores oportunidades económicas, sino también como la voluntad y determinación de crear un auténtico bienestar compartido”, expuso.

Alcanzar este objetivo, añadió Peña Nieto, “requiere además de inclusión y desarrollo, generar condiciones de paz y seguridad, garantizar el respeto de los derechos humanos y consolidar democracias maduras y funcionales”.

Confió que durante la asamblea se lograrán resultados trascendentes en cada uno de estos temas, a partir del diálogo constructivo, el respeto mutuo y la colaboración estrecha.

Hoy la OEA exige de todos sus integrantes un renovado compromiso con los principios y valores que motivaron su creación. El diálogo y la concertación son la ruta para cimentar un futuro de bienestar y de prosperidad compartidos”, subrayó el mandatario mexicano.

DEFENSA DE VALORES

Durante la inauguración, el canciller Luis Videgaray, aseveró que la OEA convoca a defender valores como la democracia y los derechos humanos.

Apuntó que la OEA “une y convoca porque compartimos principios y valores como la defensa de la democracia, los derechos humanos, el desarrollo incluyente y la seguridad en todas sus dimensiones”.

 

EXHIBE DIVISIÓN EN LA OEA

La falta de acuerdo para que dos terceras partes de los miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobaran los resolutivos sobre Venezuela evidencia la profunda división que existe en el organismo hemisférico, aseveró Eduardo Rosales Herrera, profesor-investigador de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán de la UNAM.

El internacionalista consideró difícil que transiten los acuerdos de la OEA en favor de la democracia, porque hay países de la región que apoyan al régimen de Nicolás Maduro.

Por ejemplo, no veo a Nicaragua votando en favor de la llamada Carta Democrática, porque sería como darse un balazo en el pie, ya que después el hemisferio se la podría aplicar”.

Manifestó que Venezuela históricamente ha apoyado a países del Caribe con petróleo casi regalado, lo cual a la hora de las votaciones se ve reflejado.

El especialista aseveró que la actitud de la canciller venezolana Delcy Rodríguez de abandonar la cumbre en Cancún era previsible, pues tratan de “dar un cuerpo” al régimen de Maduro, cuando según las últimas encuestas al menos 85% de los venezolanos no lo apoyan.

Manifestó que la posición de México en favor del pueblo venezolano es encomiable, pero que desafortunadamente parte de los países americanos lo consideran aliado de los intereses de Estados Unidos, lo que impide que logre un mayor respaldo sobre Venezuela.

LAMENTAN FALTA DE ACUERDO

El canciller mexicano Luis Videgaray lamentó la falta de consenso para que la Organización de Estados Americanos (OEA) adoptara una postura sobre Venezuela y dijo que mientras esto ocurría en Caracas y otras ciudades de ese país continuaban las protestas, la crispación política e incluso los muertos.

Pero eso implica reconocer la realidad y eso implica decirle a las cosas por su nombre: en Venezuela se ha roto el orden democrático, en Venezuela hay una profunda crisis y si bien algunos pensarían que aquí ha terminado el camino, el camino no ha terminado.

Tenemos la obligación, y aquí hablo por México, tenemos la obligación política moral y como Estados miembros de esta organización, seguir por la vía diplomática agotando todos los caminos”, puntualizó el secretario de Relaciones Exteriores.

Al respecto, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, expuso que el organismo multilateral no buscaba inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela, sino asumir su responsabilidad como un órgano garante de la democracia, la civilidad y los derechos humanos.

Las muertes durante las protestas en Venezuela; los presos políticos; la cooptación del poder judicial por el poder ejecutivo; y el desabasto de alimentos y medicinas son parte de la agenda a resolver”, dijo el diplomático uruguayo Almagro.

Ello, luego de que 33 Estados miembros de la OEA votaran por dos proyectos de declaración sobre la situación en el país sudamericano, y que fueran anulados después de que ninguno alcanzara dos terceras partes del quórum.

Al respecto, Videgaray aseveró: “El ejercicio que acabamos de realizar en esta consulta con dos votaciones a dos proyectos que no alcanzaron el número suficiente de votos conforme a las propias reglas de la organización, pone en evidencia nuestra incapacidad para lograr un acuerdo, al menos para hoy”.

RESPALDO

El canciller enfatizó que la posición de México es clara: “Extendemos la mano a los hermanos venezolanos, queremos ser parte de la solución, no parte del problema, pero reconocemos que lo que está pasando en Venezuela es algo extraordinariamente grave”.

Yo no quisiera que nos siguiéramos partiendo más, que nuestro hemisferio estuviera partiéndose más, de conformidad con lo que ustedes han expresado, tenemos que buscar soluciones, tenemos que continuar el diálogo”, señaló.

Videgaray explicó que la única forma es “manteniendo abierta esta sesión sin una fecha determinada, sino que a través de la vía diplomática seguir tratando de generar los consensos que necesitamos”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *