Destacadas Salud

Epidemia

La conjuntivitis infecciosa se contagia fácilmente de persona a persona. La infección desaparece por sí sola sin tratamiento, pero la conjuntivitis bacteriana necesita tratamiento con gotas o ungüentos antibióticos.

 

Staff El Peninsular

 

La conjuntivitis por infección viral o bacteriana, inflamación de la capa conjuntiva, altamente contagiosa que asola a la población de la Península de Yucatán es considerada una epidemia al contabilizar 139 mil enfermos en lo que va de este 2017, triplicando los del año pasado y causando tantos estragos entre la sociedad ya que se han registrado altos niveles de ausentismo laboral y escolar para controlar el problema.
No obstante que la titular de la Secretaría Estatal de Salud, Alejandra Aguirre Crespo, ha minimizado la conjuntivitis en Quintana Roo al afirmar que no existe brote ni epidemia de la enfermedad porque se tienen registrados 18 mil casos, el reporte del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) lo ubica en 69 mil pacientes en este 2017, el 50 por ciento de los que se tienen en la Península, porque Yucatán tiene 59 mil enfermos y Campeche 11 mil.
La conjuntivitis causa hinchazón, picazón, ardor, lagrimeo y enrojecimiento de la conjuntiva, la membrana delgada y translúcida que recubre la parte blanca del ojo y el interior de los párpados.

 

Las causas pueden ser infección bacteriana o viral, alergias, sustancias que causan irritación, productos que se usan para los lentes de contacto, gotas para los ojos o ungüentos. La conjuntivitis, en general, no afecta la vista.

 

La conjuntivitis infecciosa se contagia fácilmente de persona a persona. La infección desaparece por sí sola sin tratamiento, pero la conjuntivitis bacteriana necesita tratamiento con gotas o ungüentos antibióticos.
La epidemia que causó el desabasto de gotas o ungüentos antibióticos para el tratamiento de la enfermedad dificultando su control ha causado estragos entre la sociedad al registrarse altos niveles de ausentismo laboral en Quintana Roo, ya que de acuerdo a estimaciones de la secretaria del Trabajo del gobierno del estado, Catalina Portillo Navarro, en el punto más álgido del mal, al menos el 12 por ciento de la fuerza laboral tenía la enfermedad, razón por la cual se advirtió de sanciones para aquellos patrones que se nieguen a hacer válidas las incapacidades médicas, ya que un trabajador infectado puede contagiar hasta a 12 compañeros más.
Otro de los estragos causados por el alto número de enfermos de conjuntivitis, al triplicarse los casos en este 2017 con respecto al año pasado, fue el alto índice de ausentismo escolar con el propósito de controlar el problema porque es altamente contagioso, al reportarse que el 21 por ciento de la matrícula padece síntomas.
La conjuntivitis por infección viral o bacteriana se considera una epidemia en la península, porque los tres estados que lo conforman: Yucatán, Campeche y Quintana Roo, han contabilizado 139 mil casos en este 2017, de acuerdo al reporte epidemiológico del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, por lo que en su punto más crítico los hospitales públicos lucieron abarrotados por cientos de pacientes y provocó un grave desabasto de los fármacos para su atención causando la especulación al triplicarse su precio en algunos establecimientos; los pacientes quienes además de buscar las gotas o ungüentos que los ayuden a combatir el mal, solicitaban su incapacidad por el malestar que sentían y evitar contagiar a sus compañeros.

Medidas de prevención de la conjuntivitis

Para prevenir la aparición de conjuntivitis es necesario llevar a cabo algunas medidas preventivas:
-Medidas higiénicas: lávate las manos a menudo y evita frotarte los ojos.
-No utilices toallas, almohadas, sábanas u otro tipo de objetos que hayan podido estar en contacto con la cara de una persona infectada. Trata de lavar estos objetos con frecuencia, sobre todo si convives con otras personas, y procura no compartirlos.
-En caso de que la afección se dé en un solo ojo, usa dos toallas distintas, una para cada ojo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *