Destacadas Ediciones La Ley de Herodes México

A consulta enjuiciar a ex Presidentes

Redacción

 

El Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se comprometió a llevar a consultar popular tres temas: la investigación a los ex Presidentes mexicanos por temas de corrupción; tener como asesores al grupo de empresarios que anunció hace unos días; así como la creación de la Guardia Nacional.

El Presidente electo formuló las preguntas que se comprometió a incluir en una nueva consulta nacional ciudadana cuando ya sea Presidente de México.

López Obrador redactó las preguntas, que señaló haría después de que entre en funciones:
1. “¿Crees que el Presidente de la República deba tener un grupo asesor para consultarles sobre proyectos productivos y pedirles su punto de vista?”.2. “¿Crees que Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, debe de promover que se juzgue para que haya Justicia y no sólo se persiga a ‘chivos expiatorios’ y se revisen las responsabilidades en delitos de corrupción y otros delitos a Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. ¿Sí o no?”
3. “¿Crees que el Presidente de la República debe promover una Guardia Nacional?”.
El próximo Presidente remarcó que espera la reforma al Artículo 35 Constitucional para quitar obstáculos para la realización de consultas y que sean vinculatorias, por lo que se comprometió que en cuanto esté esto, será el mismo Instituto Nacional Electoral (INE) quien organice esta consulta.

La semana pasada, AMLO anunció que tendrá un Consejo Asesor Empresarial conformado por Ricardo Salinas Pliego, Bernardo Gómez, Olegario Vázquez Aldir, Carlos Hank González, Daniel Chávez, Miguel Rincón, Sergio Gutiérrez y Miguel Alemán Magnani.

En cuanto a la segunda pregunta, ayer el Presidente electo informó que podría haber perdón para casos de corrupción que se hayan cometido en el pasado.

“Sí, es un perdón, se está planteando decirle al Pueblo de México que hay un punto final, que se acaba la historia trágica horrenda de corrupción, de impunidad. Que comencemos una nueva etapa, que ya inició una nueva historia y que hacia adelante no habrá perdón para ningún corrupto”, agregó.

Sin embargo, más tarde indicó que si la gente lo pide, se hará justicia con respecto a ex presidentes del país.
“Enjuiciar y abrir los expedientes… siento que nos llevaría a una confrontación permanente como país, a empantanarse y no resolveríamos el problema. ‘Pero si la gente dice: queremos, no le hace que nos confrontemos, pero queremos justicia, se hace justicia entonces de arriba para abajo empezando por Salinas (de Gortari)”, señaló López Obrador en entrevista.

AMLO agregó que ya ha demandado a los ex Presidentes Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto: “ya los he demandado en la Procuraduría en distintos momentos por traición a la Patria y por actos de corrupción, nunca me he quedado callado”.

Detalló que “soy demócrata y que sean los ciudadanos los que decidan”.

En contraste, el Presidente electo sostuvo que “es mejor para el país una decisión de Estado, un punto final, vamos a olvidar esa horrible historia. Entender que lo más importante es que acabemos de verdad con la corrupción e iniciemos etapa nueva”.

“También pienso que hacia adelante cero impunidad, que no se perdone a nadie, que no se perdone al nuevo presidente, si traiciono al Pueblo, que yo sea juzgado”.

Sobre la Guardia Nacional, la bancada de MORENA en la Cámara de Diputados presentó el martes una iniciativa para crear esta figura que estará encargada de realizar las tareas de seguridad pública y combatir la violencia en el país. Dicha guardia de 50 mil elementos estará conformada por integrantes de la Policía Federal, Militar y Naval.

Por otra parte, el próximo Presidente de México se refirió al desplegado que el martes le enviaron especialistas que se oponen al Tren Maya, dijo que, “con todo cariño”, carecen de información sólida.

“El decir que habrá devastación en la zona sur/sureste por el Tren Maya no tiene sentido “, expresó.
Decenas de ambientalistas enviaron el martes una carta a López Obrador en el que le exhortan a no realizar la consulta ni iniciar la construcción del Tren Maya sin antes realizar los estudios correspondientes para medir el impacto ambiental que generará.

AMLO estaba reticente a juzgar a los ex presidentes. El Presidente electo insistió en que de investigar estos casos “sería conspirar” contra la estabilidad política del país.

“Si se trata de juzgar y de abrir expedientes, tendríamos que comenzar con los de arriba. Porque eso es el cambio”, dijo.

–Pues eso.
–…pero sería conspirar en contra de la estabilidad política del país. Desatamos…
–¿…a los demonio?“Se suelta la confrontación. Nos empantanamos.

[Se desata la confrontación] entre los mexicanos porque tendríamos que enjuiciar a Salinas, a Calderón, a Fox, Zedillo, a Peña Nieto”, dijo.–¿No crees que la sociedad te acompañaría en esos procesos de haber materia? –dijo la comunicadora.
–No, sería demasiado escándalo.
–¿Y cuál es tu miedo al escándalo?
–No podría yo hacer lo que quiero para acabar la corrupción. Me quedaría anclado en el conflicto.
–¿Con qué temor te verían los que vienen en términos de Gobierno, los contratistas y demás, si no fuiste capaz de ir por los que lo hicieron?
–Porque es un punto final, una etapa nueva.
–Eso es un voluntarismo, es porque tú lo dices –dijo la periodista.
–No, no, no. Porque vamos a modificar las leyes, porque ya la corrupción va a ser delito grave…

Después de ese intercambio fue que el Presidente electo se comprometió a una nueva consulta nacional.
Antes, Enrique Galván Ochoa, analista de negocios, le preguntó a López Obrador sobre el juicio a Joaquín “El Chapo” Guzmán y las acusaciones contra Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón.

AMLO dijo que “esperemos las pruebas y ya, con mucha objetividad, opinamos”.
Se le recordó que en su libro más reciente, hablando de la corrupción, escribió que “sólo espero pacientemente que hablen la maestra Elba Esther Gordillo y Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán; ayudarían a la causa democrática de México”.

AMLO dijo que “El Chapo” no era el gran capo que se dijo. En cambio, el sistema económico produjo en 30 años grandes millonarios de los que nadie ha hablado. “No estoy de ninguna manera justificando a ‘El Chapo’; lo que estoy señalando es que la corrupción en México produjo grandes multimillonarios. Gentes que ni siquiera perdieron su respetabilidad. Entonces es decir: ‘El Chapo’, pero también la corrupción sistémica que hemos padecido en México”.

Calificó como “una exageración” que un grupo de organizaciones y ciudadanos afirme que con la Guardia Nacional continuará la militarización, y argumentó que su planteamiento no es nuevo.

Incluso recordó que en su libro 2018 La salida: Decadencia y renacimiento de México, planteó que las Fuerzas Armadas se integren a las labores de seguridad pública a través de una Guardia Nacional.

“Se sumarán el Ejército y la Marina al esfuerzo de garantizar la seguridad pública. Actualmente, el objetivo fundamental de las Fuerzas Armadas es salvaguardar la integridad del territorio y preservar la soberanía de México”.

“Sin embargo, en las circunstancias actuales de violencia extrema es indispensable que a este propósito de la defensa nacional se agregue el de la seguridad pública e interior. No debe desaprovecharse personal, experiencia e instalaciones para garantizar a los mexicanos el derecho a vivir sin miedos ni temores”.

“Los tiempos han cambiado y es otra nuestra realidad. El Gobierno democrático defenderá la soberanía con autoridad moral y política, el distintivo será la paz no la guerra… Se erradicará por completo la represión y nadie será torturado, desparecido o asesinado por acciones policíacas o militares”.

“El Ejército y la Armada se convertirán en instituciones de protección a los mexicanos, específicamente se analizará colegiadamente la pertinencia de crear una Guardia Nacional, con el apoyo de los 220 mil soldados y 30 mil marinos”, citó.

El Presidente electo comentó que para elaborar el proyecto de Guardia Nacional se realizó un análisis colegiado, en el que participaron Olga Sánchez Cordero, Alejandro Encinas, Juan Ramón de la Fuente, Alejandro Gertz Manero, Marcelo Ebrard, Alfonso Durazo, Lázaro Cárdenas Batel y dos generales: José Rafael Ojeda Durán y Luis Cresencio Sandoval González.

“Se hizo un diagnóstico en el que vimos que el presidente Enrique Peña Nieto está utilizando al Ejército y a la Marina de manera ilegal porque no tienen esa facultad, porque no lo permite la Constitución. Entonces, si no se utilizara al Ejército y a la Marina sólo se podría utilizar a la Policía Federal, y resulta que la Policía Federal tiene 40 mil elementos de los cuales sólo podemos contar con 20 mil elementos porque los demás están en labores administrativas”, sostuvo.

Además, apuntó, “las policías ministeriales, con excepciones honrosas, (están) echadas a perder; las policías estatales, lo mismo, y las municipales, igual, y hay que tomar en cuenta que nunca se ha hecho un esfuerzo para darles seguridad social a los policías de México. Entonces hay policías que ganan 4 mil pesos al mes en los municipios, que no tienen ninguna prestación social. Es un desorden, un desastre y cada quien actúa por su cuenta”.

Al argumentar por qué la Guardia Nacional estará comandada por la Secretaría de la Defensa Nacional, López Obrador dijo que el Ejército Mexicano pertenece al pueblo.
“Ahora que me tocó hacer una análisis de quien será el Secretario de la Defensa, analicé a 34 integrantes de división en activo y encontré una característica común: todos hijos de campesinos, de obreros, de mecánicos, de comerciantes. El Ejército Mexicano, los jefes de las Fuerzas Armadas, no pertenecen a la oligarquía de México”, expuso.

Al preguntarle por qué no optó por un mando civil, el próximo mandatario afirmó que le iba a costar “muchísimo trabajo. No iba yo a poder avanzar”.

“Se discutió ampliamente el asunto y se llegó a esta conclusión unánime, siempre y cuando se reforme la Constitución. Ya no hagamos nada, no vamos a hacer nada al margen de la ley, va a haber un auténtico Estado de Derecho”, detalló.

Al ser cuestionado sobre su decisión de reformar la Constitución para crear la Guardia Nacional, el Presidente electo apuntó que fue por la gravedad del problema de la inseguridad y la violencia.

“No sabía del todo el grado de descomposición que existe en las fuerzas policíacas en nuestro país”, abundó.
Anticipó que al iniciar su Gobierno, todos los días, a las 6 de la mañana recibirá el parte de la policía, del Ejército y de la Guardia Nacional, “si así lo deciden los legisladores, porque es una reforma constitucional”.

Detalló que si el Congreso aprueba la iniciativa para reformar 13 artículos de la Constitución, que permitiría la creación de la Guardia Nacional, pero la consulta resulta en contra, el Ejecutivo podría interponer una contrarreforma.

“Es una reforma constitucional, requiere no sólo una mayoría calificada en el Congreso sino que aprueben esta reforma las legislaturas locales”, afirmó.

Fox refunfuña

El ex Presidente Vicente Fox Quesada ha refunfuñado toda la mañana por las consultas nacionales a las que ha convocado Andrés Manuel López Obrador, pero no se ha referido directamente a la posibilidad de que sea llevado a juicio.

El resto de los ex mandatarios (Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Felipe Calderón y Enrique Peña) se han mantenido en silencio después de que el Presidente electo dijera que consultará a la población si procede enjuiciarlos; si se lleva a cabo la Guardia Nacional, y si acepta o no el consejo de los poderosos dueños de las televisoras, a quieres nombró recientemente sus “asesores empresariales”.

Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto suelen reaccionar con suficiente velocidad ante los eventos. Ahora no lo han hecho.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *