Destacadas En manos de... Quintana Roo Yucatán

El Tren Maya requiere análisis integral: Julia Carabias

El tema será ‘Sustentabilidad ambiental y calidad de vida’. Carabias es la quinta mujer en pertenecer a la institución en sus 75 años de historia.

Redacción

En entrevista en El Colegio Nacional, Carabias se refiere a varios proyectos que ha anunciado el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. La científica asegura que el proyecto del Tren Maya y el programa agroforestal en la Selva Lacandona “generan muchas dudas e interpretaciones, hasta que no se conozca a detalle cómo se van a realizar”.

 

“El Tren Maya tiene que ser sometido a un análisis integral. No sólo se trata de verificar tramo por tramo, sino de estudiar qué impacto ambiental y cultural tendrá”, afirma.

 

El presidente electo anunció que el proyecto del ferrocarril, también conocido como el Tren Turístico Transpeninsular, cubrirá más territorio del que inicialmente estaba previsto, para llegar a mil 500 kilómetros de vía. La ruta abarcará paradas en los estados de Campeche y Yucatán, adicionales a las de Quintana Roo, Chiapas y Tabasco, que estaban planteadas.

 

“Es una propuesta interesante, por supuesto, pero va a pasar por áreas naturales protegidas que no tendría que cruzar; Calakmul está justo a la mitad. Tenemos que ser muy cuidadosos; darle la vuelta a ciertos sitios, aunque sea más costoso. Un proyecto no puede atropellar a otros que están arraigados en nuestro país y que han sido productos de la lucha de la sociedad y de los pueblos”, comenta.

 

Debe haber un balance, explica la académica, entre los intereses económicos, sociales y ambientales: “Es evidente que el crecimiento económico debe de existir, se tiene que fortalecer, pero no puede ser a costa de un crecimiento extractivo de los recursos naturales para sólo generar más empleos e ingresos, pues sólo deteriora el medio ambiente”.

 

También se refirió a la propuesta de López Obrador de sembrar un millón de árboles maderables y frutales en la región de la Selva Lacandona. “Hay que tener mucha mesura en cómo se interviene esta zona que es una de las regiones más frágiles e importantes en la biodiversidad mexicana”.

 

“Los proyectos agroforestales deben ser compatibles con la vocación que tiene la región en la que se plantean hacer. Las comunidades locales desean saber dónde se va realizar, sí es en los terrenos adecuados, porque esto no se puede hacer a costa de las tierras que hoy son ecosistemas naturales, como son las selvas”.

De acuerdo con la bióloga, si el programa agroforestal se realiza junto con las comunidades, con la tecnología adecuada, en los sitios correctos y sin cambio de usos de suelo, sería un enorme beneficio, mientras se cumplan todas estas condiciones.

 

“Tenemos que garantizar que ni por la prisa de un anuncio, ni por la necesidad de arrancarlo se vayan a cometer atropellos entre los intereses de las comunidades y de los procesos productivos que ya tienen ciertas regiones que son sustentables. Es importante identificar si serán compatibles con el ecoturismo que se está desarrollando en regiones de la Selva Lacandona porque hay comunidades enteras que dependen de ello”.

 

“Yo me hago preguntas, más que críticas porque veo riesgos y de no contemplarse esa parte técnica ambiental con enorme cuidado pondremos en riesgo la región mexicana más importante en su biodiversidad y en su agua”, apunta.

 

La equidad. Su trabajo de investigación se ha centrado en la regeneración de selvas tropicales y en la política ambiental. Acerca de su ingreso a El Colegio Nacional, dice: “Me corresponde, desde mi experiencia en materia de medio ambiente y, en especial, de sustentabilidad ambiental, propiciar una reflexión y difusión para generar una actitud distinta entre los ciudadanos; acercar la ciencia y los principios de ética ambiental al colectivo nacional”.

 

Carabias llega a la institución, en medio de una controversia en torno a la necesidad de que haya más mujeres en El Colegio Nacional. Su discurso inaugural será respondido por José Sarukhán, y la presentación será de Juan Villoro, presidente en turno. “El Colegio Nacional refleja lo que ha sido el país en el tema de la disparidad. Es una situación que no se puede resolver de la noche a la mañana. La institución ha expresado su interés de ir abonando hacía la equidad, yo aporto en ese camino pero todavía se está muy lejos; es un proceso interno que se tendrá que resolver”.

 

 

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *