Destacadas Economía y Turismo Ediciones La Península México Quintana Roo

¿CUÁL ES EL PROBLEMA DEL SARGAZO?

Por Redacción

Es relevante o irrelevante el tema ecológico del sargazo. Pero, ¿es un problema que se pueda minimizar? Para entenderlo, primero se tiene que conocer esta especie sus beneficios y sus afectaciones.

¿Qué es?

El sargazo es una especie de algas que, de acuerdo con investigadores, se originan en las áreas costeras y no en la zona del Atlántico conocida como el Mar de los Sargazos, allí van a parar como resultado de las corrientes.

Constituyen el hábitat de más de 100 especies de peces y numerosos invertebrados.

¿Por qué hay tantas?

Esta respuesta puede no gustarle a todos, pero es nuestra culpa.

Hay dos teorías que respaldan el incremento de estas algas y ambas apuntan a las actividades huamanas como responsables.

La primera y principal es que su crecimiento aumentó tras el derrame de crudo de la plataforma Deep Water Horizon en el Golfo de México en 2010 “el derrame de petróleo y los dispersantes que su usaron para limpiarlo contribuyeron con más nutrientes”, explicó Brian Lapointe, experto en sargazo de la Universidad Florida Atlantic, Estados Unidos a BBC Mundo.

Sumado a los nutrientes aportados por aquel derrame, Lapointe explica que estas plantas circulan constantemente entre el Mar de los Sargazos, el Caribe, el Golfo de México y la corriente del Golfo.

“Cuando están a la altura del Golfo de México, pueden verse afectadas por las aguas que llegan desde el río Misisipi, que contienen grandes cantidades de nitrógeno de los fertilizantes”, añade Lapointe.

La segunda teoría, sostiene que las corrientes en el océano Atlántico están cambiando por el aumento de la temperatura de los mares. Esto, sumado al aumento del CO2 en la atmósfera, «también puede estar jugando un papel», dice Lapointe.

Agregando a esta teoría, la fuente de Poblanerías comenta:

“Yo noté que cuando hay cambio de clima es que disminuyó (como cuando hubo un frente frío) pero eso ya tiene meses”.

¿Cuál es el problema?

En el mar sostienen ecosistemas enteros, «pero cuando forman un manto grueso sobre la playa se pudren, apestan y pueden provocar mortalidad en tortugas marinas jóvenes, debido a que las hembras hacen sus nidos en la arena», explica el científico.

Quitan el oxígeno del agua, crean zonas muertas, y se tornan nocivas, su acumulación en las playas resulta un caldo de cultivo ideal para las pulgas de mar.

Además, las algas podridas liberan ácido sulfhídrico y se vuelven tóxicas; inhalar los vahos tóxicos que produce el sargazo no solo es desagradable (huele a huevo podrido) sino que también puede ser perjudicial para la salud.

El exceso de sargazo no sólo pone en peligro a las economías y ecosistemas de la costa, sino que también plantean un riesgo para la salud.

De acuerdo con el testimonio de nuestra fuente:

«Cómo se junta demasiado y en algunas partes no los recogen, se empieza a descomponer y desprende un olor muy desagradable. Y comentan los pescadores que ahora es imposible hasta pescar como antes, porque las redes salen llenas de sargazo»

¿Cuál es la solución?

Brian Lapointe comentaba en 2015 que algunas soluciones que se encontraron en el Caribe fueron: ponerlas detrás de las dunas, enterrarlas bajo la arena para afianzar la playa, pero tenían un riesgo, “al hacerlo hay que tener cuidado con las maquinarias, ya que en la arena puede haber especies en peligro como las tortugas marinas»

parece ser que los métodos no han cambiado, pues la residente concluye:

“La mayoría de hoteles limpia donde le toca playa y es como algunas veces logran mantenerlo limpio, también vamos a limpiezas por parte de asociaciones; incluso ha entrado maquinaria, pero es solo para enterrar el sargazo en la misma arena”.

La verdadera solución explica Lapointe es invertir dinero para investigar y poner a prueba las hipótesis sobre el origen del problema.

“Tenemos que entender mejor el vínculo entre la oceanografía y la ecología de estos florecimientos. Solo así podremos encausar formas de controlar el nitrógeno en el origen”, concluye.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *