Destacadas La Península Quintana Roo Última Hora

Crimen organizado se adjudica ataque a Ferry de Barcos Caribe

 

Grupo delictivo se atribuye el atentado a una embarcación de la empresa Barcos Caribe tras colgar una “narcomanta” en una iglesia de aquel municipio.

 

Staff El Peninsular

 

Tras suspender sus operaciones “hasta nuevo aviso” la empresa Barcos Caribe, propietaria de una embarcación donde se registró una explosión el pasado miércoles con saldo de 24 lesionados, un grupo delictivo de la isla de Cozumel se atribuyó el ataque tras colgar una “narcomanta” en una iglesia de dicho municipio.

 

Una llamada alertó a las autoridades que tres sujetos del sexo masculino habían colocado una “narcomanta”, a un costado de la Iglesia “San José Del Mar”, ubicada en la calle 31 sur con avenida 50  en la colonia San Miguel, de Cozumel.

 

En un audio que recibimos a nuestra redacción, Néstor Iván Segundo Pérez, comandante de la Policía Ministerial en Cozumel reconoce que dicho reporte se encontró una manta en la que un grupo delictivo se atribuye el atentado a una embarcación de la empresa Barcos Caribe.

 

El pasado domingo 25, la empresa cerró operaciones “hasta nuevo aviso”, cuya propiedad se atribuye a Roberto Borge Martin, padre del exgobernador Roberto Borge Angulo, quién se encuentra recluido en un penal en el Estado de Morelos.

 

Barcos Caribe entró en funcionamiento el 15 de febrero de 2015, cubriendo la ruta Playa del Carmen-Cozumel.

 

El entonces gobernador Roberto Borge y el coordinador general de Puertos y Marina Mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Guillermo Ruiz de Teresa, encabezaron la ceremonia en la que se puso en operación la naviera, cuya razón social es Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe SA de CV.

 

Roberto Borge, como jefe del Ejecutivo estatal –informó la Unidad del Vocero el mediodía del 16 de febrero de 2015– “agradeció el apoyo del presidente de México, Enrique Peña Nieto, (y) celebró el surgimiento de una nueva opción de transporte marítimo”.

 

En total, la empresa suma tres barcos de características similares, tipo catamarán, habilitados para el servicio de pasaje.

 

Las embarcaciones fueron construidas en Australia en 2009, con un peso muerto de 55.98 toneladas y con medidas de 36.80 metros de eslora y 9.50 de manga.

 

En los documentos entregados a las autoridades portuarias se observa que cada embarcación está asegurada en 5 millones 500 mil dólares, y el casco en 2 millones 450 mil dólares.

 

Otras dos empresas prestan el servicio de transporte de pasajeros entre Cozumel y Playa del Carmen: “México Waterjets” y “Ultramar”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *